La Perspectiva Adolescente sobre el Internet

Un adolescente de 14 años comparte sus pensamientos sobre la tecnología y su percepción sobre la privacidad y la seguridad de Internet.

Hablar con niños y adolescentes no siempre es una tarea fácil. Todos hemos sido adolescentes antes, ¿no? Cuando me acerqué por primera vez a Xavier, de 14 años, para hablar sobre cómo interactúa en el mundo digital, me preocupaba que me viera como un adulto más que intentaba reducir su tiempo frente a la pantalla . Y, además de eso, tendría que explicar que sus reflexiones se usarían para un artículo.

Por suerte nada de eso fue un problema. Durante una videollamada que realizamos, le expliqué a Xavier que esta entrevista pretendía funcionar como un disparador que pueda servir para que los padres y sus hijos puedan conversar sobre el uso y la seguridad de Internet, algo así como un punto de partida para discutir un tema que a menudo provoca desacuerdos entre padres e hijos.

¿Es el mundo online parte del mundo real?

A pesar de tener solo 14 años, Xavier ya ha vivido en algunos países. Nacido en Brasil, se mudó a Mozambique, luego a Portugal, y ahora vive en Francia. Por esta razón, mientras que la mayoría de los niños de su edad han estado quizás solo en dos escuelas, Xavier ha pasado por varios sistemas educativos e incluso con diferentes idiomas de instrucción. Pero, sobre todo, ha conocido a otros niños y ha hecho algunos amigos en cada uno de los lugares donde vivió.

Xavier dijo que las redes sociales son la única forma en que él se mantiene en contacto con amigos que viven a varios miles de kilómetros de distancia y, a veces, también con sus actuales compañeros de escuela. “También uso WhatsApp, mensajes directos en TikTok y Discord. Soy muy tímido como persona. Realmente no soy bueno enviando mensajes de texto y prefiero las videollamadas”, dice.

“Entonces, ¿crees que la vida en línea es la vida real?” Me preguntaba. “Sí, es parte de mi vida. Actúo más como la persona que realmente soy”, admitió. Mientras tanto, fuera de línea, dice que a veces tiene miedo de lo que los demás piensen de él. “No sé por qué no actúo más como yo mismo. Pero estoy trabajando en ello”.

Un lugar de (auto)descubrimiento

Cuando comenzaron los cierres por la pandemia, todos de repente tuvieron que adaptarse a estar separados físicamente de sus amigos y compañeros de escuela. De hecho, la educación en el hogar cambió la vida de todos los niños, no solo porque una computadora portátil se convirtió en una necesidad diaria (no accesible para todos). Sin embargo, para aquellos afortunados que contaban con una, el tiempo que pasaban frente a las pantallas se convirtió en un tema menor, ya que las clases, los deberes y el entretenimiento estaban limitados a unos pocos metros cuadrados. Para los padres, esto fue tanto una bendición como una pesadilla.

Para los niños, principalmente para los adolescentes como Xavier, puede que incluso se haya convertido en un momento silencioso de autodescubrimiento. “Porque simplemente me quedaría en casa, pasaría parte de mi tiempo libre jugando videojuegos, viendo programas de televisión. Y aunque parece muy malo, en realidad me ayudó. Me hizo aprender un poco más sobre mí y mi personalidad. Mientras estaba atrapado en el ‘modo’ en línea, pude experimentar y descubrir cosas nuevas”.

Stock image (source: Unsplash)

Por ejemplo, continuó Xavier, “me ayudó a entrar en mundos como el anime, los cómics, el manga, los libros y videojuegos que no sabía que existían… Antes me gustaba la música que escuchaba en la radio, pero cuando empecé a buscar música por mi cuenta en línea, descubrí que me gusta otro tipo de música como el K-pop”.

Para Xavier, esta realidad donde todo ese contenido está en línea, donde “incluso nuestros ídolos están en línea” es algo que los padres a veces no logran entender. Se olvidan que todo lo que ellos antes tenían en la televisión o las revistas ahora está en Internet”.

Los niños de todas las generaciones, explica Xavier, “simplemente tienen curiosidad y quieren encontrar cosas nuevas”, aunque es consciente de los peligros que Internet tiene para los niños y adolescentes. “A menos que sea inseguro o inapropiado para su edad, los padres deben considerar dejar que sus hijos exploren el mundo en línea con confianza y ‘se descubran a sí mismos’, aunque no sin cierta supervisión. Los padres pueden pensar que algunas cosas son impactantes, porque es algo a lo que no están acostumbrados, como usar jeans rotos o botas grandes. Es libertad de expresión. La gente debería ser capaz de expresarse”.

RELATED READING: 5 things you can monitor with your parental control tool Apps y videojuegos

Dos de los videojuegos favoritos de Xavier

La mayoría de los padres habrán oído hablar de Roblox, la plataforma de juegos que también es el servicio en línea favorito de Xavier. “Sin embargo, no es como si solo tuvieras un videojuego específico. Roblox se diferencia de muchas otras plataformas en que es una aplicación que tiene diferentes juegos, y los juegos no fueron creados por Roblox, sino por adolescentes reales”. Roblox no solo es divertido, ya que también acerca a los adolescentes a las programación y al modelado 3D, al mismo tiempo que refuerza la importancia del trabajo en equipo.

¿Significa eso que juegas con otros niños? “Sí”, respondió Xavier. “También hay muchos otros videojuegos en los que puedes jugar con amigos. Uno de los juegos que juego, Genshin Impact, es principalmente como tu propio mundo, y en realidad lo estás explorando, pero a veces, tus amigos también pueden unirse”. Pero quiénes son exactamente esos “amigos” es, comprensiblemente, la principal preocupación de un padre, le dije, insinuando en parte el “peligro de los extraños” en línea y la necesidad de ser cauteloso con las personas que los niños nunca conocieron en la vida real.

Internet como herramienta de estudio

“Algunos padres pueden pensar que los niños van a Internet solo para perder el tiempo y que no les ayuda en sus estudios, pero en realidad hay tanta información que quizás ni tus profesores te están dando suficiente”, afirma Xavier. Todos los dispositivos se convirtieron en una fuente de conocimiento casi ilimitada y son accesibles para casi cualquier persona, por lo que “incluso las costosas calculadoras profesionales se pueden usar en Internet de forma gratuita”.

Image source: Unsplash

“Internet no es solo una pérdida de tiempo, también es un lugar para aprender”. Y además del conocimiento escolar, Internet también es fuente de conocimiento para ciertos temas sobre los cuales los padres algunas veces prefieren no hablar. Tocar ciertos temas puede provocar pudor o incomodidad tanto a padres como a hijos, pero Internet nos permite encontrar muchos recursos que nos hacen más abiertos de mente que nuestros padres”. Internet, concluye Xavier, “nos da mucha más información de la que nunca tuvieron acceso nuestros padres”.

¿Como pueden los padres ayudar a sus hijos a estar protegidos en línea?

Para Xavier, está claro que “es responsabilidad de los padres preparar a sus hijos para el mundo en línea y supervisarlos”, enfatizando que él mismo todavía necesita el consentimiento de los padres para jugar y usar aplicaciones. Pero las cosas no siempre son fáciles entre los dos lados de la mesa del comedor. Para ayudar a solucionar esto, Xavier sugiere con sus propias palabras estos cinco trucos para ayudar a los adultos a lidiar con los más pequeños:

  1. Vigile a su hijo, especialmente cuando comienza a usar Internet por primera vez. Es posible que lo odien y piensen que eres la peor persona del mundo, pero por el bien de su propia seguridad, vigílalos. Una vez que sean un poco mayores, considere flexibilizar algunos límites o darles algo de libertad gradualmente.
  2. Conozca las aplicaciones y los juegos que usa su hijo y muéstreles los sitios web que pueden usar para encontrar información.
  3. Saque tiempo para jugar con sus hijos, de esa manera podrá ver lo que hacen y estarán haciendo una actividad juntos. De hecho, sea una especie de “modelo a seguir” para ellos.
  4. No les diga simplemente a sus hijos que no pueden usar las redes sociales: esto solo puede empujarlos a usar los sitios de todos modos y, lo que es peor, ‘a escondidas’. En su lugar, trate de entender por qué y cómo los usan y explíqueles los riesgos.
  5. Cree cuentas en las mismas redes sociales que usan. Como las Kardashian que todo el mundo sigue.

La conclusión es: “Trata de estar allí, pero también dar algo de libertad. No te enojes con nosotros: si quieres que entendamos algo, tienes que explicarlo”.

Para profundizar en las palabras de Xavier (y en caso de que no hayamos enfatizado lo suficiente este aspecto), la clave es establecer una buena relación y mantener abiertas las líneas de comunicación con los hijos. Asegurarse de que usen la tecnología de manera responsable y se mantienen seguros en línea es una tarea de colaboración. Es posible que no pueda controlar su acceso a Internet y sus hábitos en todas partes y las 24 horas del día, los 7 días de la semana, por lo que es mejor equiparlos con el conocimiento adecuado y crear un entorno en el que puedan hacer preguntas libremente. Escúchalos y bríndales consejos, asegurándote de que también estén al tanto de las amenazas más comunes que existen en línea. Todo esto contribuirá en gran medida a ayudarlos a evitar el ciberacoso, la manipulación, las estafas y otros peligros que acechan el mundo digital.

Conclusión

Habiendo crecido en un momento en que Internet comenzó a convertirse en una parte vital del mundo moderno, me reconozco en muchas de las palabras de Xavier. Sin embargo, también reconozco que los numerosos servicios y distracciones que están disponibles al alcance de los niños hacen que sea un gran desafío para los padres y tutores legales proteger a sus hijos de aquello que pueda afectarlos. Si hasta hace unos años los peligros estaban en las calles, estar seguro ahora también pasa por los entornos online y virtuales: lo que leen, lo que ven, con quién hablan.

En última instancia, los niños están creciendo con más habilidades y una comprensión de sus posibilidades futuras mucho más allá de lo que pasó por la mente de las generaciones adultas de hoy. Depende de nosotros, los adultos, hacer nuestra parte y ayudarlos a navegar estos inmensos recursos. Pero no olvidemos que para hacer eso, necesitamos ‘incrustarnos’ en estas tecnologías y servicios para comprender cómo funcionan. ¿Y qué es mejor que aprender junto a nuestros hijos?

 

Referencias: ESET

Autor: André Lameiras